Banco CEISS deberá eliminar la cláusula suelo de un préstamo hipotecario y devolver a su cliente lo cobrado en exceso por su aplicación:

Mejores Abogados en ValenciaEl Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Murcia anula la cláusula suelo de un préstamo hipotecario y condena a la entidad a devolver a su cliente el dinero cobrado por la aplicación de la misma.

Los demandantes firmaron un préstamo hipotecario el 11 de enero de 2008 con el Banco de Caja España de Inversiones Salamanca y Soria (Banco CEISS), que incluía límites al tipo de interés nominal, fijando el suelo en el 3,5% y el techo en el 12,5%. El banco “se opone a la demanda por considerar  que la cláusula es clara y puede distinguirse e identificarse fácilmente y que existió una negociación individual con los demandantes, así como que posteriormente se modifico la cláusula a la baja en dos ocasiones.”

En respuesta a esto, el Juez considera que aunque la entidad afirme que hubo una negociación previa, no lo demuestra con prueba alguna, y que el hecho de que la cláusula hubiese sido modificada “dos veces a lo largo de la vida del préstamo sólo puede acreditar que existió dicha negociación en aquellos momentos posteriores pero no al tiempo del contrato original que se impugna.”

El magistrado en el escrito, hace referencia a la famosa Sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013, y concluye que al analizar <<la escritura de préstamo hipotecario objeto del presente procedimiento, se desprende que la cláusula suelo allí establecida no supera el control de transparencia establecido en la comentada STS y, por lo tanto, procede la declaración de su nulidad. Y lo anterior se afirma ya que, como se desprende de la propia escritura de préstamo hipotecario, la cláusula suelo impugnada se incluye al final de la cláusula tercera bis ubicada entre una abrumadora cantidad de datos entre los que queda enmascarada y que diluyen la atención del consumidor. Se advierte, por tanto, en palabras del TS que la cláusula “se encuentra enmascarada entre informaciones abrumadoramente exhaustivas que, en definitiva, dificultan su identificación y proyectan sombras sobre lo que considerado aisladamente sería claro“. Al margen de lo anterior, tampoco se cumplen en caso de autos el resto de requisitos previstos por la comentada STS para considerar que la cláusula es transparente, y, por tanto, lícita, así:

  1. Falta información suficientemente clara de que se trata de un elemento definitorio del objeto principal del contrato.
  2. No existen simulaciones de escenarios diversos relacionados con el comportamiento razonablemente previsible del tipo de interés en el momento de contratar.
  3. No hay información previa clara y comprensible sobre el coste comparativo con otras modalidades de préstamo de la propia entidad -caso de existir- o advertencia de que al concreto perfil de cliente no se le ofertan las mismas. En base a lo anterior, y siendo que la cláusula impugnada en el presente procedimiento, no supera los requisitos de transparencia precisos para la comprensibilidad real de su importancia en el desarrollo razonable del contrato, debe estimarse la demanda en este punto, declarando, de conformidad con los artículos 80.1 , 82 y 83 del RDL 1/2007 , LGDCU, la nulidad y eliminación de la cláusula tal y como se solicita, resultando el contrato válido y obligatorio para ambas partes pero sin la cláusula impugnada>>

Por todo esto, el juez declara nula las cláusulas que limitan el tipo de interés nominal del contrato de préstamo hipotecario, condenando a la entidad a eliminar dicha condición del contrato y a restituir a los demandantes las cantidades abonadas en exceso por la aplicación de la cláusula suelo.

El Juzgado de lo Mercantil Número 1 de San Sebastián declara nula la cláusula suelo de una hipoteca por considerarla abusiva

El Juzgado de lo Mercantil Número 1 de San Sebastián declara nula la cláusula suelo de un préstamo hipotecario por considerarla abusiva

Abogado Clausula Suelo, Abogado Banco, Abogado Acciones de Bankia en Valencia, ValenciaEl préstamo hipotecario se había firmado en el año 2009, pagadero en 276 mensualidades con un interés variable del Euribor + 0,90%. No obstante, incluía una limitación mínima en el tipo de interés fijada en el 2,25%.

La sentencia confirma que no hubo negociación de la cláusula entre las partes, y que no queda claro que la oferta vinculante llegara a entregarse al cliente. “La parte demandante mantiene que no tuvo oportunidad de comprender el alcance de la cláusula por falta de información precontractual y no haber percibido su existencia cuando se firma el contrato”.

Para analizar el control de transparencia, el escrito judicial evoca a la Sentencia del Tribunal Supremo, de fecha 9 de mayo de 2013, y recuerda que “es preciso que la información suministrada permita al consumidor percibir que se trata de una cláusula que define el objeto principal del contrato, que incide o puede incidir en el contenido de su obligación de pago y tener un conocimiento real y razonablemente completo de cómo juega o puede jugar en la economía del contrato”.

Abogado Demandar Banco Valencia“Dice la Caja que la escritura se leyó en la notaría y por eso hubo forzosamente de conocerse la controvertida cláusula. Sin embargo la simple lectura del préstamo no es dato suficiente para que el consumidor se hubiera percatado de su inclusión. La escritura contiene numerosas cláusulas financieras y de otro tipo a lo largo de sus 37 páginas ( folios 59 y ss). El contenido de esas cláusulas es complejo, en algún caso farragoso y además de extenso, recoge numerosos datos de tipo financiera de difícil comprensión.”

Por último, el juez condena a CAJA RURAL DE NAVARRA SOC. COOP. DE CRÉDITO a dejar de aplicar la cláusula suelo, y además a abonar a su cliente “las cantidades indebidamente cobradas en aplicación de dicha cláusula, más los intereses legales desde la fecha del cobro de cada abono mensual, hasta hoy, devengando el total que resulte de sumar ese principal e intereses, interés legal elevado en dos puntos desde hoy hasta la completa satisfacción de la actora”. Asimismo, la entidad deberá hacerse cargo de las costas derivadas del procedimiento judicial.

Anulada la cláusula suelo de un préstamo hipotecario suscrito con Caja España

Anulada la cláusula suelo de un préstamo hipotecario suscrito con Caja España

Anular Clausula SueloEl Juzgado de Primera Instancia número 7 de Pamplona, ha declarado nula la cláusula suelo recogida en un préstamo hipotecario, según la cual los intereses nunca estarían por debajo del 3% ni por encima del 12,5%.

En la sentencia, que aun es recurrible por la entidad, el Juez considera que no se le proporcionó una información clara  ni suficiente a su cliente, por lo que no supera los controles de transparencia.

Por todo ello, declara nula la cláusula suelo, manteniendo la vigencia del actual préstamo pero obligando a la Caja España a eliminar la cláusula suelo de esta hipoteca, y a devolver al prestatario todas las cantidades cobradas  de más como consecuencia de su aplicación más los intereses y las costas derivadas del procedimiento judicial.

La Audiencia Provincial de Las Palmas a favor de la nulidad y retroactividad de la cláusula suelo

La Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a Caja Rural de Canarias a eliminar la cláusula suelo de un préstamo hipotecario de dos viviendas, y a devolver al demandante más de 10.000€.

Abogados Clausula Suelo Hipoteca Valencia

La sección cuarta de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha estimado el recurso de apelación presentado por un afectado por la cláusula suelo que había obtenido sentencia desfavorable en primera instancia al entender aquél Juzgado “que no concurría en el demandante la condición de consumidor” y en consecuencia no merecía la protección dispensada para aquéllos por la LCGC de 1998.  Y es que en este caso, el préstamo hipotecario recaía sobre dos viviendas compradas a una sociedad mercantil de la cual el demandante había sido administrador social, sin embargo, no ejercía este cargo  en el momento de la compra ni mantenía relación alguna con la misma.

El demandante ha alegado, entre otros motivos,  entender que  sí concurre en él, persona física cuya actividad principal es la de trabajador por cuenta ajena, la condición de consumidor o usuario que viene descrita por el TRLGCD en su exposición de motivos al decir que “el consumidor y usuario, definido en la ley, es la persona física o jurídica que actúa en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional. Esto es, que interviene en las relaciones de consumo con fines privados, contratando bienes y servicios como destinatario final, sin incorporarlos, ni directa ni indirectamente, en procesos de producción, comercialización o prestación a terceros”.

El préstamo hipotecario que se suponía era a interés variable y se aplicaría un diferencial del 2% más el Euribor, contenía además una cláusula suelo bastante opaca que fijaba el interés mínimo en 5% y el máximo al 10%. La sentencia dice a este respecto que la cláusula no era transparente en el momento de su inclusión, y no sólo no era transparente sino que era deliberadamente oscura. Pero es que además la cláusula, conforme a lo razonado por el TS en su sentencia de 9 de mayo de 2013, es también abusiva puesto que ha comportado un claro desequilibrio de prestaciones en perjuicio del consumidor en el caso que nos ocupa.

De este modo, la Audiencia anula la cláusula suelo inserta en la escritura y condena a la entidad financiera a devolver a su cliente las cantidades percibidas en exceso a causa de aplicar la cláusula suelo desde la fecha de presentación de la demanda, más las costas derivadas del procedimiento en primera instancia.

Descargue la sentencia aquí.

La Audiencia Provincial de Pontevedra anula otra cláusula suelo

La Audiencia Provincial de Pontevedra anula otra cláusula suelo

Abogado Demanda Banco - ZANON Y GIL ASOCIADOS

La sección 1ª de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha anulado la cláusula suelo de un préstamo hipotecario firmado por el Banco Pastor.

La Audiencia señala que esta cláusula fue “redactada de antemano e impuesta al cliente sin posibilidad real de negociación”, produciendo un desequilibrio entre los derechos y obligaciones que derivan del contrato de préstamo. Asimismo, considera que la cláusula pasa desapercibida entre tantos datos, no superando con ello las criterios de transparencia.

La cláusula en cuestión imponía una limitación del 4 %  (suelo) y un máximo del 12,50% (techo) al deudor, por lo que convertía el préstamo en principio pactado a interés variable en un préstamo a interés fijo. Los magistrados la han calificado de “abusiva” porque la consideran contraria a la buena fe y totalmente desproporcionada, ya que la probabilidad de que el Euribor estuviese por debajo del 4% era muy alta mientras que la posibilidad de superar el 12,5% era prácticamente nula.

La sentencia señala que en relación a la cláusula sueloque “se inserta al final de un epígrafe muy extenso, en el punto 4.8, donde constan no solo las condiciones del préstamo sino los intereses iniciales, posteriores, los intereses de demora y las tasas de bonificación, sin que en ningún momento se distinga la cláusula ni se identifique como elemento esencial del contrato, no consta ni que a los demandantes se les hubiera proporcionado folleto informativo, ni tampoco oferta vinculante. Pero lo que es relevante, al fin y al cabo, es que no consta que existiera una información clara y comprensible, incluso con simulaciones prácticas sobre el impacto económico de la cláusula en el contrato. No ha existido, al menos no se ha acreditado, la existencia de una información, especialmente precontractual, que permitiera a los demandantes tener un conocimiento real y claro de la cláusula suelo que incluía el contrato y las consecuencias económicas que previsiblemente desplegaría sobre el mismo.”

Puede consultar la sentencia pinchando aquí.

El Juzgado número 1 de Málaga elimina la Cláusula Suelo de la hipoteca de una empresa

Anular Clausula SueloEl Juzgado número 1 de Málaga ha dictado nueva sentencia a favor de afectados por cláusula suelo pero esta vez con la peculiaridad de que los demandantes son una empresa.

Hasta ahora sólo las personas físicas se habían beneficiado de la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013, en el que se declaraba la nulidad de cláusulas abusivas de tres entidades por no pasar el “control de transparencia”.

Según informa el diario El Economista, la titular del Juzgado asegura que de las pruebas “no se infiere con claridad que esta cláusula en concreto la hubiera discutido (su inclusión) con el representante legal de la empresa; tampoco que se le hubiera informado cabalmente de que lo que realmente estaba firmando era un contrato con un tipo de interés fijo y no variable, por lo que no iba a poder beneficiarse de las bajadas de interés. Por el contrario, el beneficio de la entidad es claro, evidente, ya que se asegura un mínimo pase lo que pase y si el euribor hubiese fluctuado al alza sí se hubiera revisado el tipo de interés pero siempre en caso de subida y a favor del banco y ello hasta el techo del 12 por ciento, lo cual también supone una desproporción y una absoluta falta de equilibrio entre las partes contratantes”. Añadiendo que “si realmente el prestatario hubiese tenido libertad nunca se hubiese fijado un techo tal alto“.

Con respecto a la devolución de las cantidades pagadas de más, la Magistrada se desmarca de la opinión del TS y, en contraste, sigue el criterio de la Audiencia Provincial de Málaga, en su sentencia del 12 de marzo de 2014.  Basándose en aquél fallo sostiene que “aun cuando es cierto que la sentencia del Supremo niega el efecto retroactivo, también es verdad “que la sentencia se dicta en el marco procesal de una acción colectiva de cesación y respecto de quienes son parte en aquel proceso, donde, además, no se ejercitó una acción accesoria de condena a la restitución (como prevé el artículo 12 de la Ley sobre condiciones generales de la contratación), sino solo de nulidad y correlativa eliminación de la cláusula, así como de prohibición de uso futuro“. Por ello la Audiencia considera que “tal declaración de no retroactividad no es de aplicación preceptiva al supuesto que nos ocupa, en el cual la acción ejercitada es una acción personal e individual de nulidad por abusividad de una cláusula contenida en un contrato celebrado con consumidores”.

El Juzgado exige por tanto a la entidad financiera a restituir a su cliente todas las cantidades en exceso como resultado de haber aplicado la cláusula suelo, por imperativo legal del artículo 1.303 del Código Civil que obliga a la restitución recíproca de las cosas objeto del contrato, una vez declarada la nulidad de una obligación.

Con esta nueva sentencia se abre la puerta a todas aquellas empresas que también están siendo afectados por esta cláusula y que hasta el momento no se atrevían a empezar un procedimiento judicial en este sentido.

Consulte aquí la sentencia.

Fuente: eleconomista.es

Ratificada la condena a Caja Rural de Navarra

Ratificada la condena a Caja Rural de Navarra

Abogado Demanda Banco - ZANON Y GIL ASOCIADOS

La Audiencia de Guipúzcoa  ha confirmado la condena a Caja Rural de Navarra dictada por un Juzgado de San Sebastián.

De este modo, la sentencia desestima el recurso de apelación presentado por la entidad financiera y confirma la resolución previa dictada por el Juzgado número  1 de San Sebastián en el que declaraba nula la cláusula suelo de un préstamo hipotecario por abusiva y obligaba a la entidad a devolver las cantidades cobradas en exceso por la aplicación de dicha cláusula.

Según informa la agencia EFE, que ha tenido acceso a la sentencia, el escrito judicial considera que la incorporación al contrato de la citada cláusula suelo fue “contraria” a la “buena fe”, ya que fue incluida “sin apercibir expresamente al nuevo cliente sobre su existencia y efectos”.

La sentencia considera acreditado además que no hubo “un consentimiento específico” a la incorporación de la cláusula suelo al contrato de hipoteca, ya que quedaba “enmascarada ente otras muchas cláusulas”.

Por este motivo, declara la nulidad de esta cláusula ya que no atendió “las exigencias de transparencia que dispone la jurisprudencia” y resulta “abusiva al no negociarse individualmente, en perjuicio del consumidor”.

La resolución condena así a la Caja Rural de Navarra a “devolver al demandante todas las cantidades cobradas en exceso como consecuencia de la aplicación de la cláusula declarada nula” actualizadas con los intereses correspondientes.

Fuente: Agencia EFEdiariovasco.com,

El juzgado de Primera Instancia número 6 de Oviedo anula la cláusula suelo de un préstamo hipotecario de Caja España y condena a la entidad a devolver todas las cantidades cobradas más los intereses.

El juzgado de Primera Instancia número 6 de Oviedo anula la cláusula suelo de un préstamo hipotecario de Caja España y condena a la entidad a devolver todas las cantidades cobradas por la aplicación de la cláusula más los intereses.

abogados clausula sueloEl préstamo en cuestión proviene de una subrogación, negociada entre los demandantes y los promotores de la edificación a quienes compraron la vivienda objeto de la hipoteca. Por este motivo, la entidad basó su defensa en que no había tenido intervención alguna ni en la escritura de compraventa, ni en la subrogación, motivo por el cual el déficit de información sería atribuible a la promotora y no a la entidad.

No obstante, el Juez ha valorado la Jurisprudencia existente en esta materia desde el Tribunal Supremo y afirma en la sentencia, a la que ha tenido acceso la agencia EFE, que “el hecho de que el cliente se subrogue al préstamo de un promotor, no exime a la entidad financiera de advertir o comprobar que el cliente conoce el contenido del préstamo. Además, el banco sabe desde el inicio que las condiciones generales son las que el propio banco establece con el promotor”.

Asimismo, el tribunal ha tenido en cuenta que el banco no entregó información por escrito sobre las condiciones de la cláusula suelo y la ausencia de simulaciones sobre las variaciones de los tipos de interés.

Fuente: Europa Press

El Tribunal Supremo anula ocho cláusulas suelo de Caja Segovia

El Tribunal Supremo anula ocho cláusulas suelo de Caja Segovia

Abogado Reclamar Clausula Suelo

La  nueva sentencia del alto Tribunal reafirma el criterio establecido en su primera sentencia sobre cláusulas suelo, de 9 de mayo de 2013 que anuló las cláusulas suelo de Cajamar, BBVA y Novagalicia, y perfila de forma más pormenorizada el especial deber del banco de transparencia y de comprensibilidad real de dicha cláusula a los clientes.

La Sala Civil del Tribunal Supremo ha anulado ocho cláusulas de Caja Segovia (hoy integrada en Bankia) porque la entidad incumplió el especial deber de transparencia que tenía respecto a estas cláusulas con los clientes con quienes firmó los contratos de préstamo hipotecario.

El alto tribunal rechaza la alegación de la Caja de que las escrituras fueron leídas por los notarios y que los clientes fueron advertidos de la posibilidad de su lectura, ya que ello no suple el deber de explicación y transparencia de las entidades ante los usuarios. La Sala se ve imposibilitada de examinar las consecuencias de la declaración de nulidad de la cláusula suelo a la hora de declarar si las cantidades cobradas por el banco en aplicación de dicha cláusula habrían de devolverse al consumidor, ya que tal cuestión fue  rechazada en primera instancia y no fue recurrida en apelación por la parte perjudicada.

En el fallo se hace mención a la reciente Sentencia del TJUE de 30 de abril de 2014 (C-26/13), “la exigencia de transparencia de las cláusulas contractuales establecida por la Directiva 93/13 no puede reducirse sólo al carácter comprensible de éstas en un plano formal y gramatical”, sino que “esa exigencia debe entenderse de manera extensiva”.

En relación a la retroactividad de las cantidades pagadas de más por los afectados, la Sala concluye que se ve imposibilitada de examinar las consecuencias de la declaración de nulidad de la cláusula suelo a la hora de declarar si las cantidades cobradas por el banco en aplicación de dicha cláusula habrían de devolverse al consumidor ya que tal cuestión fue rechazada en primera instancia y no fue recurrida en apelación por la parte perjudicada.

Fuente: poderjudicial.es

El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Málaga ha declarado nula la cláusula suelo de un préstamo hipotecario suscrito por una pareja de Alhaurín de la Torre con BBK Cajasur

El Juzgado de lo Mercantil número 2 de Málaga ha declarado nula la cláusula suelo de un préstamo hipotecario suscrito por una pareja de Alhaurín de la Torre con BBK CajasurAbogado Demandar Banco Valencia

La pareja había firmado su hipoteca el 10 de enero de 2007 por un importe total de 246.900 euros, pagadera en 360 meses, y a la que se aplicaba un diferencial de un punto sobre el Euribor. Lo que los prestatarios desconocían era la inclusión de una cláusula que limitaba el tipo de interés aplicable al contrato, y que establecían un tipo mínimo (suelo) del 3% y un máximo (techo) del 12%.

El abogado de los demandantes afirma que «no se ha acreditado que la entidad demandada haya informado perfectamente a los actores del comportamiento previsible del índice de referencia, por lo menos a corto plazo; y de las consecuencias reales que tendría en la práctica la presencia de la cláusula suelo, de tal forma que pudieran conocer que cuando la misma opera, lo estipulado es un préstamo a interés fijo mínimo, en el que las variaciones del tipo de referencia a la baja probablemente no repercutirían o lo harían de forma imperceptible en su beneficio».

El Juzgado ha dado la razón a los demandantes, anulando la cláusula que venía aplicándose desde el año 2009 y condenando a la entidad financiera a devolver todas las cantidades percibidas en virtud de la misma, importe que asciende a 5.546 euros.

Fuente: Laopiniondemalaga.es

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: